• Maggie Giorgi

Basta de remar

Basta de remarla.

Muchas veces esa es la frase que quiero decir a algunas personas. Personas muy tesoneras que veo aferradas a un remo y que no tienen descanso, que reman y que dan lo mejor de sí en una dirección que no gratifica, que quizás hasta daña pero igual ahí siguen, estóic@s en su acto de remar.

Dejar ir, soltar el remo. Soltar a ese otro que estamos llevando con nosotros con convicción. A veces remamos porque siempre hubo un pasado mejor, un recuerdo hermoso que no queremos soltar. A veces remamos porque el otro ya soltó y nosotros seguimos intentando, solos sin saberlo.

Soltá el remo. No es una actitud de soberbia ni de orgullo, sino de congruencia, seguirás amando ese pasado pero con otra perspectiva, desde otro nivel de compresión, entendimiento y consciencia.

Es de las cosas más difíciles que tenemos que hacer en la vida, asumir que algo se agotó, que el espacio ya no da lo que daba, que esa persona ya no es lo que era ni me gratifica como lo hacía. Y todavía más importante: dejar de estar vinculado con aquellos que no están listos para amarte.



Gran desafío gran. Porque soltar al que no sabe amarte como necesitás implica mucho más que ya no estar ahí con ese otro. Implica dejar de tener conversaciones difíciles con gente que no quiere cambiar, dejar de aparecer para la gente que es indiferente a tu presencia, dejar de dar tu amor y energía a la gente que no está lista para amarte.

Por más que tu instinto sea hacer todo lo que puedas para reparar, acordate que también cuidarse a uno es impulso de vida (Eros). Si no nos cuidamos, esa omisión te robará tu tiempo, tu energía y tu cordura.

En el fondo de todo esto, el mensaje es priorizarse a uno. Venimos a este mundo solos y nos iremos solos, y en el medio podemos amar, odiar, acompañar, priorizar a otros, pero siempre cuidemos una cosa: no abandonarnos a nosotros mismos.

Muchas veces la vida que nos enseñaron tiene implícita una misión: estar en pareja, cuidar a alguien, ser exitoso, formar una familia. Cual sea tu mandato en la vida nunca te olvides que este titular no es un dictamen, porque en la medida que lo vivimos como una obligación empezamos a remar, cada vez más fuerte en esa dirección alimentados por sentimientos complicados como culpa o miedo.

No. Frená ese remo. Amate como sos, con tus metas, con tus logros, con tus dudas, con tus aciertos y errores, con el presente que construiste. No con todo lo que se espera de vos o lo que sentís que deberías ser para el otro.

Y esto que te digo no significa que puedas cambiar lo que eres. Vos sos dueño de tu vida, podés cambiar lo que quieras. Y los que te rodean tienen que poder aceptarte como sos y estás. Y si no lo hacen, soltá ese remo. Apartate de las personas que no están preparadas para amarte. Apartate de eso que no es para vos, sea un trabajo, una carrera, una persona, una familia. Soltá lo que no te hace más grande. Respirá hondo y soltá.

No te estás haciendo un favor al continuar ofreciendo tu energía y tu vida a una causa o personas que no te eligen como sos, o donde vos no te permitís ser vos mismo.

La verdad es que no eres para todos, y todos no son para ti. Eso es lo que lo hace tan especial cuando encontrás a las pocas personas con las que tienes una amistad, amor o relación genuina: sabrás lo precioso que es porque has experimentado lo que no es.

Quiero compartir esta reflexión que me regalaron, espero te sirva a ti, a tu remo, querido lector.

Tal vez si dejas de aparecer, serás menos querid@.

Tal vez te olviden por completo.

Tal vez si dejas de intentarlo, la relación cesará.

Tal vez si dejas de enviar mensajes de texto, tu teléfono permanecerá oscuro durante días y semanas.

Tal vez si dejas de amar a alguien, el amor entre ustedes se disolverá.

Eso no significa que hayas arruinado una relación. Significa que lo único que sostenía una relación era la energía que tú y sólo tú ponías en ella. Eso no es amor. Eso es apego.

La cosa más preciosa e importante que tienes en tu vida es tu energía. No es tu tiempo lo que está limitado, es tu energía. Lo que tu das a cada día es lo que creará más y más en tu vida. A lo que le das tu tiempo, es lo que definirá tu existencia.

Haz de tu vida un refugio seguro en el que sólo se permita a las personas que puedan cuidar, escuchar y conectarse.

Entonces espera en la oscuridad, sólo por un momento….

… Y verás lo rápido que todo comienza a cambiar.


#psicologiasustentable #remar #amorpropio #sanar