• Maggie Giorgi

¿Buscando la aprobación del otro?

¿Cuántas veces nos trancamos de hacer algo porque no sentimos la aprobación del otro? ¿Quién no se ha encontrado preguntándole a todo su círculo cercano si hacer o no hacer tal cosa? Elegir la ropa que compramos, las palabras que usamos, la foto que subimos, la persona con la que salimos, la pareja que formalizo, la carrera que elegimos, y así puedo seguir y seguir. ¡Cuántas cosas pueden verse afectadas por la necesidad de que el otro apruebe! Esta bien, el miedo a fracasar puede tener un principio activador pero también se nos juega la aprobación del otro. Hace más de una semana no escribo y me di cuenta que tiene que ver con que alguien me mostró desaprobación a lo que estaba escribiendo. Parece que me afectó. Al punto de dudar mucho más si seguir escribiendo o no. Entendí entonces, que la aprobación del otro importa porque queremos ser mirados y agradar al otro. Aprobados y felicitados por lo que hacemos, en los detalles de la vida también. Puede haber algún origen en ese padre o madre que nos miraba y sonreía diciendo “muy bien” o “qué lindo", "qué inteligente” o lo que sea que hayan elegido para marcar nuestro mandato primordial. Ese acto de amor se transforma en nuestro driver para hacer en la vida, buscando volver a ser ese “lindo” o “inteligente”. También hay de los negativos ojo. El “torpe” o el “inútil” se pueden encarnar toda la vida si lo dejamos. Necesitamos de ese otro que está ahí delante, reconociéndonos y devolviendo una imagen. Aprobando o desaprobando. Te invito a reconocer ese intento en ti. En Encontrar esa palabra que estás buscando que el otro te devuelva. Porque conociéndonos más podemos buscar la sanación.