© 2016 by Magela Giorgi. 

  • Maggie Giorgi

El síndrome Jennifer López

No soy nada cholula, no entiendo nada de celebrities. De hecho no entendía por qué este síndrome se llama así.

Fue así que, estudiando acerca de las mujeres Alfa, hombres narcisistas y relaciones tóxicas, encontré que JLo estuvo en múltiples episodios amorosos con hombres narcisistas y hasta escribió un libro al respecto, de ahí que el síndrome lleva su nombre.


Nunca hubiera leído ese contenido por prejuiciosa nomás, pero para mi sorpresa, resulta que las estrellas de Hollywood logran cierta claridad psicológica, me imagino porque van acompañando su proceso con los mejores profesionales de la psicología y el coaching, aprendiendo cada vez a ser mejores personas. Entonces, decidí respetar y honrar lo que tiene para compartir.



En su libro, “Amor Verdadero” (2014, Penguin Group), JLo describe : “La única forma en que puedes ser maltratada es permitiendo que te maltraten, y eso fue algo que hice una y otra vez. Nunca he tenido un ojo morado ni un labio roto, pero he estado en relaciones en las que me he sentido maltratada de una u otra forma: mental, emocional y verbalmente. Sé lo que se siente al notar que tu espíritu se ve disminuido por la forma en que tu ser querido te trata”.

No se trata de que las mujeres busquen hombres tóxicos, porque si fuera solo eso sería más sencillo desenvolver el mecanismo.

Se trata también de lo que atrae a esa mujer, hay un hombre reluciente que llama su atención. El hombre narcisista juega a demostrarse a sí mismo que todo lo puede. Por supuesto conquistar a una mujer de éxito, o de apariencia perfecta, puede ser uno de sus mayores triunfos. Los hombres tóxicos pueden ver así a una mujer con éxito como un objeto de valor que puede ser alcanzado y poseído y no como otro humano con el que establecer relaciones de reciprocidad y respeto.


¿Y cómo me doy cuenta que tengo adelante una personalidad narcisista?

Por lo general alguien muy narcisista se caracteriza por una falta de empatía, por la necesidad de admiración de los demás y la tendencia a usar a los otros para lograr sus propios objetivos. Entonces un hombre con tendencias narcisistas verá a la mujer que tenga al lado como un reflejo de su propia valía, como una transferencia de valor social de la que poder presumir y a la que poder poseer, cómo un logro más de su propia trayectoria.


¿Por qué pasan estas cosas?

hombres y mujeres somos socializados de manera diferente, de modo que para las mujeres las creencias y los mitos alrededor del amor son un proyecto vital prioritario, desde que nos regalan la Barbie hasta los cuentos de Disney sobreimprimen esta cuestión de no estar completas hasta que venga un otro y lo haga. La media naranja. Desde muy niñas somos objetivos del marketing patriarcal, que nos bombardea con propaganda para asumir que nuestro último y más importante rol vital es encontrar el amor romántico y cumplir con nuestro destino biológico: la única posibilidad de alcanzar nuestra felicidad absoluta pasa por encontrar a un hombre. Las consecuencias se retratan solas.


Lo sano

La realción par, yo encontrándome con vos, sin prejuicios, sin expectativas, sin necesdad de completar mi mundo contigo y viceversa. Ahí se vuelve retroalimentación positiva —emociones que suman, que engrandecen—. Dentro de una pareja tóxica tenemos justamente lo contrario, encontrándose uno o ambos miembros con frecuente sensación de ansiedad, miedo, tristeza, culpa o vergüenza.


Darnos cuenta

Ver venir a un narcisista no es fácil.

El hombre narcisista se presenta con aplastante seguridad en sí mismos, herramienta que los lleva a desenvolverse con facilidad en la seducción amorosa y su principal estrategia se basa en la manipulación. Gracias a ciertos modelos que hemos aprendido, tendemos a asociar determinados de estos comportamientos con aspectos positivos”.

Las señales de alarma en una relación abusiva las tenemos nosotras mismas más que el propio narcisista, por ejemplo si sentimos la necesidad de andar de con cautela para no provocar discusiones o sentir que nuestra opinión es menos importante que la de nuestro compañero. Ahí es que estamos habilitando la toxina.

Ni hablar que si estamos en presencia frecuente de discusiones, peleas, celos o control tenemos que abrir los ganchos. Cualquier sensación que te indique que algo no marcha bien, que algo no funciona como tendría que hacerlo, que no te hace sentir como deberías sentirte cuando estás con él, traelo a figura, comprendelo e intentá hacer algo diferente. En caso de que el otro se resista y sentís una postura agresiva al respecto, mejor es confiar en nuestro instinto y dejar ir.


El consejo JLo

Ella sintió la epifanía gracias a la terapia y la contó en Amor Verdadero: “La mayor bombilla que se encendió fue darme cuenta de que no estaba reconociendo el valor de mi propio amor. Nunca me detuve a considerar lo especial que era mi amor. Nunca me detuve a mirarme y decir: ‘¿sabes qué? Te mereces un amor que sea puro y especial y bueno como el que estás dando. Tu amor tiene valor’. ¿Qué es amarte a ti mismo, de todos modos? Nadie nos enseña lo que eso significa, pero ahora he descubierto que es la clave de la vida, porque es la clave para amar a otras personas y permitir que otros te amen a ti”.


Moraleja

No es que el otro tenga maldad, es que el otro tiene su propio dolor y no logra manejarlo de forma amorosa, o simplemente no es su momento de procesarlo. Por esas causas la pareja queda atrapada como espejo del dolor del otro, y el ejercicio de proyectar es algo que hacemos siempre en la pareja, entonces como nos tratamos a nosotros, tratamos al otro. Por eso el hombre narcisista desvaloriza a quien tiene al lado, porque en el fondo no se quiere. Ojo, no siempre son los hombres los que se desenvuelven así, hay muchas mujeres que también lo hacen, pero supongo que el síndrome no se llama JLo.

Todo se reduce al amor propio. Amarte a vos primero. Abrazá tu propio dolor, así no precisas estar buscando aprobación en el otro, o completarte con un otro.

Amá con fuerza y si del otro lado no vuelve lo mismo, seguí disfrutándote a vos.


#psicologiasustentable #jlo #amorpropio #mujeralfa #hombre #narcisismo #toxico #relacionestoxicas