• Maggie Giorgi

Hansei: la palabra que te va a enseñar a vivir sin culpa

Mi orientación como psicóloga clínica es Gestáltica, lo cual significa que utilizo en el espacio terapéutico ciertas herramientas específicas de ese enfoque para lograr los objetivos del encuentro.

La Gestalt tiene varias influencias, una de ellas la budista, corriente filosófica que a prestado herramientas a los japoneses a lo largo de su historia cultural.

Es un hecho que occidente dista mucho del pensamiento oriental.

En el hemisferio occidental la cultura está fuertemente influenciada por la tradición cristiana y es así como desde edades muy tempranas tenemos inculcadas las ideas de culpa y pecado. Cuando hacemos algo mal, cuando nos equivocamos, el sentimiento de culpa nos atormenta y a veces no lo queremos aceptar. En cambio, en Japón la vivencia del error no está asociada a la culpa, sino la vergüenza.

Este sentimiento de vergüenza inicial es manejado a través de lo que ellos llaman Hansei, que implica la reflexión e introspección sobre lo ocurrido, siendo la persona plenamente consciente de lo ocurrido y compartiendo la equivocación con su grupo de pares, pareja o familia.

Cuando desde el fundamento cristiano vivenciamos un error, lo primero que sentimos es culpa y a continuación intentamos hacer todo lo posible por ocultar nuestro fallo, para que se entere el mínimo posible de personas, intentamos «esconder la mierda, ya sea nuestra o de nuestro grupo, o incluso echarle la mierda al de al lado».

Los invito entonces a contagiarnos de oriente.


¿Qué es hansei?

Hansei (反省) significa el reconocimiento de los propios errores como base para la mejora. Han (反) significa “cambio”, “darle la vuelta a algo”, “ver algo de forma diferente”, y Sei (省) significa “revisar”, “autoexaminarse”. La traducción típica de la palabra completa hansei (反省) suele ser “reflexión” o “introspección”.

También significa el reconocimiento del éxito con modestia y humildad. Parar de hansei significa parar de aprender. Con el hansei uno nunca llega a estar tan convencido de su propia superioridad, que no puede dejar abierta la posibilidad de mejora.

En las empresas japonesas por ejemplo, es una práctica común para un administrador esperar hansei de sus subordinados en caso de errores. Está bien interesante para visualizar este método el ejemplo de Toyota y sus 14 fundamentos.


Hansei nos lleva en consecuencia al «conocimiento de uno mismo» (Self-awareness). Para conseguir «conocerse mejor a uno mismo», después de sentir vergüenza, el proceso de hansei se podría dividir en tres fases:

1.- Reflexión, introspección, responsabilizarse.

2.- Reconocer que hay un problema. Indentificar el origen de las diferencias entre lo que se deseaba conseguir y lo que realmente se ha conseguido.

3.- Comprometerse a realizar una serie de cambios para mejorar.




Convertir el castigo en hansei

A los niños japoneses cuando hacen algo incorrecto se les rezonga diciendo "hansei shinasai" (¡Haz hansei!). Este rezongo habla de responsabilizarse, reconocer, explicar el problema y evidenciar que deben cambiar en el futuro para no volver a cometer el mismo error. No es cuestión de castigar al niño y hacerle sentir culpable, es cuestión de hacerle ver que nadie es perfecto y que siempre podemos mejorar como personas si nos lo proponemos.


Siempre estamos en un proceso continuo de mejora. Si en una empresa occidental se celebra con un brindis cuando en un proyecto se han superado las expectativas, en una empresa japonesa también se celebra pero con la inclusión de la reunión posr celebración para analizar cómo se podría haber hecho incluso mejor. En Toyota dicen «No tener problemas, es un problema».


La experiencia es el mejor maestro, si no aprendemos de la experiencia estamos avanzando en vano. El proceso de hansei ayuda a mejorar, a aprender, a sacarle el máximo jugo a la vivencia.


El objetivo final del hansei es el cambio a mejor a través de un proceso de introspección, aprender más sobre uno mismo, aprender a ser mejores personas y una sociedad mejor.


Entonces la próxima vez que sientas que estás cometiendo un acto que pueda darte culpa, intentar procesarlo desde el punto de vista hansei puede ser muy sanador para vos.

Para aplicarlo, acordate de esta frase y resignificá la experiencia:

No hay culpas, hay responsabilidades. No hay errores, hay aprendizajes.


#hansei #budismo #psicologiasustentable #aprendizaje #sanar #crecersinculpas #crecer #terapia #proceso

© 2016 by Magela Giorgi.