• Maggie Giorgi

Lávate las manos si. Pero sálvate la cabeza también.

Nos cambió la vida. De golpe tenemos que preocuparnos por cómo aislarnos y lograr quedarnos en casa, o más bien como no vincularnos con nadie presencialmente. Eliminar la frontera del contacto.

No me interesa hablar acá del virus, mucho se habla de eso ya. Me importa levantar un punto: la salud mental se está viendo vulnerada y también debe ser cuidada. Aislarnos, abandonar nuestra rutina abruptamente, la incertidumbre laboral o económica, la soledad, la falta da tareas en las cuales sentirme útil. No es fácil mantenerse estable. Aparecen la ansiedad, el miedo, la frustración, claro que la angustia también.

De la noche a la mañana las prioridades y la rutina cambiaron y eso a cualquier sensibilidad la hackea en mayor o menor medida y nuestra psicología nos pide herramientas para adecuarse a las nuevas variables. Ni hablar de aquellos que ya vienen trabajando día a día con situaciones de estrés, vértigo, adicciones, bipolaridad o depresión.

Acá las condiciones cambiantes también hacen eco y hay que tomarse en serio las medidas para no tener un brote. Ni que hablar del exceso de información y miedo colectivo que favorecen a construir un lado más loco, más paranoico en cada uno y en el colectivo.



Desde la psicología la herramienta más clara y accesible que tenemos es la toma de contacto con lo que todo esto me está haciendo sentir, darle un espacio al sentir y poder ponerlo en palabras, permitirme vivenciar estas emociones.

Entiendo lo difícil que es para aquellos que todo esto los encuentra solos, apelen al encuentro digital. Hoy es el momento de aprovechar todas las herramientas virtuales más que nunca.

El contacto no será en nuestra frontera de piel (aunque está dimensión es súper sanadora y necesaria) pero por suerte como raza hemos construido lenguaje para problematizar y tender puentes de salud. Nos enseñaron a lavarnos las manos y toser en el codo. Seamos responsables y enseñemos también a darle espacio a los miedos, la ansiedad y el dolor, eso también es una medida sanitaria clave.

#mequedoencasa #juntospodemos #sanar #coronavirus #COVID19uruguay #psicologiasustentable