• Maggie Giorgi

La alegoría de la caverna

Platón planteaba un paralelismo entre lo que vemos y lo que es, de una forma bien pintoresca. Un grupo de personas en una caverna dispuestas de frente a una pared y de espaldas a una hoguera, atadas de pies y manos desde su nacimiento mirando únicamente las sombras que se proyectan en ese muro a partir de unas figuras que están detrás de ellos. Esa es su realidad, la verdad que conocen.

En una, uno de los privados de libertad se desliga de estas cadenas que lo aprisionan, se mueve de la escena y encuentra que hay un acceso por donde puede subir a la superficie de la tierra: pasto, sol, cielo, estrellas.

Maravillado por tanto, se conmueve y vuelve por todos los compa a la caverna, así les comparte la experiencia. Vuelve a entrar al pozo, le cuesta pila focalizar de nuevo, pues quedó medio encandilado por el cambio de luces.

En el reencuentro intenta explicar lo que vio con entusiasmo pero claro, sus ex compañeros convictos les cuesta creer en algo que no vieron. No pueden imaginarlo, parece otro idioma. Se ríen y evalúan que su discurso es un relato delirante digno de un loco. El ex convicto, en un acto desesperado, intenta soltar las cadenas de sus compañeros para llevarlos hasta allí, pero estas personas no solo se ofenden sino que son capaces de matarlo, según Platón.



Es como si el liberado hubiera podido experimentar una nueva frecuencia, un acceso a la realidad, al mundo inteligible, como le llama Platón que pertenece a la Idea del bien. Solo el alma purificada puede aproximarse a esta dimensión de la verdad.

Desde la antigua Grecia hasta los memes apocalípticos, la humanidad siempre estuvo atravesada por preguntas existenciales que pretenden sacarnos de la caja, de la conversación mundana. Algunos lo llaman despertar, otros filosofar y también hay quienes miran con desprecio y juicio.

Es enorme ahí afuera, y también es infinito para adentro. Preguntate, conocé, investigá, permitite indagarte a vos mismo, enamorate de tu fe.


#psicologíasustentable #filosofía #platón #alegoríacaverna #realidad #locura