• Maggie Giorgi

La broncemia

La Broncemia, así le llama Francisco Ochiuzzi a modo de parodia a esta patología moderna que es la necesidad de cargarnos de bronces y cocardas, en un TEDX en Córdoba.

Me gustó mucho esta forma de ponerle un nombre a algo que nos convocan a ser, esta falsa ilusión de que saberlo todo está buenísimo. Está bueno para desentramarlo y darnos cuenta que por ahí eso que creemos que nos beneficia en verdad puede perjudicarnos, limitarnos.

Existen en nuestra psicología un montón de ideas limitantes. Podemos llegar a creer por ejemplo que nuestra historia es una única historia. Que soy así, y qué le voy a hacer. Que lo que me pasó es ese episodio que recuerdo.


Llegar hasta a convencernos de que no tenemos posibilidad de ser distintos a lo conocido. También puedo hasta convencerme de que el mundo es eso que conozco, eso que estudié o que me contaron, que tengo la posta de algo. Creer incluso que eso que vemos es la mismísima realidad, que los colores son ciertos, que puedo confiar en mis cinco sentidos, eventualmente en el sexto sentido a veces. Tal es así que hay momentos en que puedo hasta creer que mi modo de ver el mundo es el que está correcto y que el resto por ahí está equivocado o loco o no entienden como es la realidad.

Demasiado ego capaz. Intelectualidad extrema, poca tolerancia a las nuevas ideas. ¿Te das cuenta que hay mucho más? Somos un puntito ínfimo en este universo. Importante tomar conciencia de esto cada dos por tres. Que lo que vemos no es certeza. Que nuestros sentidos son limitados y probablemente nuestra capacidad de procesamiento de la información también.

Que el tiempo capaz no es una línea recta, que lo que vemos está filtrado por nuestras propias expectativas. Que esa persona que tenés adelante no es tal cual pensás que es.

¡Tanto está pasando ahora mismo y tan poco de todo eso podemos captar! Soltar esa idea de que podemos aprenderlo y saberlo todo. Soltar las verdades. Soltar la posibilidad de controlar lo que nos rodea.

¿Para qué lo hacemos? ¿Para qué aferrarnos a lo conocido? Por miedo seguramente. Miedo a lo incierto, a lo que pueda pasar si me permito ser distinto. Al desapego que tanto lastima cuando me arrancan de eso que estoy abrazando.

Si, probablemente el miedo condiciona mucho más de lo que pensamos, otra vez.

Está bueno mirar lo nuevo como una oportunidad. No como una amenaza. Lo nuevo como transformación, transmutar como se dice ahora. Lo nuevo no como traición de mis raíces, sino como símbolo de eternidad.


#psicologíasustentable #miedo #ego #broncemia #limitación