• Maggie Giorgi

Lo oigo, lo olvido. Lo veo, lo recuerdo. Lo hago, lo aprendo.

Además de ejercer la psicología en el consultorio, también soy docente universitaria. Pero este año a diferencia de los anteriores, estoy conociendo la educación secundaria, y es un viaje. En entre tránsito tiendo por aceptar la idea que propone Darío Sztajnszrajber donde entiende la docencia como una figura de la amistad. Porque precisa que exista la confianza para acercarme y provocar una emoción en el otro. El aula tradicional ha muerto y no se sostiene hoy un vínculo docente – alumno como en el siglo pasado. Sobre todo porque cualquier estudiante ya sabe más que un profesor porque tiene mayor capacidad de acceso a la información que circula, y además utiliza el recurso de búsqueda (googlear básicamente) para contestar sus preguntas de forma natural, intrínseca a su forma de leer el mundo.



Esto obliga a repensar cuál es la función docente. Creo que cada vez menos tiene que ver con los contenidos y cada vez más con provocar un acontecimiento educativo que es otra cosa, que es inspirar a que los estudiantes busquen su propia transformación. Entonces un docente es alguien que inspira a que el otro se transforme. En el consultorio pasa un poco lo mismo. También es un encuentro del orden de la amistad, no porque seamos amigos, todos sabemos que no es así. Pero sí se juega una ficha de confianza y de empatía que si no ocurre es muy difícil abrir mis más oscuras inseguridades, o cualquier cosa. Abrir cuesta. En mi práctica como psicóloga entendí que tengo que inspirar. Es decir, a que el otro confíe en mi, y que podamos juntos pensar en mundos posibles, donde lo que más odio de mí se vuelva un lugar abrazable. Y ese es un movimiento que debe hacerse inspirado, con un deseo que se vive desde la fantasía y el corazón. Tanto el docente como el psicólogo tienen algo de eso. No saben más que el alumno o paciente, no está más arriba, no debe colocarse ahí, sino simplemente estar ahí para acompañar el maravilloso proceso creativo de descubrir.


#aprender #psicologíasustentable #psicología #terapia #enseñar #maestro #educación #aula

© 2016 by Magela Giorgi.