• Maggie Giorgi

Los cuatro acuerdos para cambiar tu vida

Hace unos años ya, un paciente a quien aprecio y admiro por su sensibilidad infinita me contó sobre este libro y sobre lo revelador que había sido para él leerlo. En ese entonces me dispuse a entender cómo solo cuatro premisas podían ser tan transformadoras al punto de ser capaces de curarnos como comunidad. Entonces entendí. No tienen que ser muchas, tienen que estar en contacto genuino con lo que quieren cambiar.

¿El secreto? Creo que son los 4 apoyos de una misma cosa: Esa cosa que en gestalt llamamos ego, que no es el mismo que usamos coloquialmente para hablar de cuando nos agrandamos, es el ego que construimos para mostrar al afuera, nuestra careta.

Los cuatro acuerdos apuntan directo a desarticular nuestro ego, por eso supongo es la obra más destacada de Miguel Ángel Ruiz. Para quienes no lo conocen, es autor, escritor y orador mexicano de textos y temas espiritualistas o neochamanísticos.

Si tenés la oportunidad, léelo completo. Sino acá te acerco estos 4 aprendizajes para que pongas en práctica.




Primer acuerdo: no hagas suposiciones.

La incertidumbre de no saber lo que está fuera de tu disposición provoca que construyas un mundo enorme de posibilidades sobre lo que realmente está pasando, solamente para completar la figura y así calmar tu ansiedad.

Cada vez que hacemos conclusiones precipitadas sobre cualquier situación que no está en nuestras manos, estamos usando nuestro tiempo y energía inútilmente. Además

Cuando te acostumbras a negar estas rápidas conclusiones, evitas:

El estrés por situaciones que no tenés control (lo cuál se traduce a casi todo).

Preocuparte por otras personas, aún cuando sean cercanos, ya que no está a tu disposición lo que ellos hacen.

Energía pensando en qué dirán los demás de lo que harás (hasta que no sea algo tangible)

Cuando sucede algo que está fuera de tu alcance y pensás, ¿qué puedo hacer al respecto? A veces nada. Ser pacientes.

Cuando suponemos cargamos de expectativas y de sensaciones algo que está por ocurrir o que simplemente es distinto, entonces la realidad va a tender a ser frustrante.


Segundo acuerdo: sé impecable con tus palabras.

Las palabras son los vehículos con los cuales estructuramos nuestro pensamiento. Gracias a ellas, podemos tener pensamiento complejo, recordar historias, también contar y compartir conocimiento.

Además, tienen la cualidad de ser como una espada de doble filo: pueden crear el sueño más bello o destruir todo lo que te rodea. Según cómo sean utilizadas, las palabras pueden liberar o esclavizar aún más de lo que imaginamos. Palabras claves como tu nombre, un mandato como “que linda que sos” o “siempre fuiste el más inteligente” son dictámenes que se imprimen en nosotros. Así de poderosas son.

De la misma forma que tú absorbes el poder de las palabras, podés provocar la misma reacción con los demás, así que te recomiendo estar consciente todo el tiempo de lo que sale de tu boca. Ya lo decía mi viejo, si vas a romper el silencio que sea algo que valga la pena.

Claro, es más fácil decirlo que hacerlo. El ejemplo más claro es cuando te dejás llevar por el enojo, en ese momento lo que menos pensás es en las palabras que elegís. Y lo que decís puede afectar completamente el rumbo de una relación; sea con tu pareja, con algún socio, con un familiar o con cualquier otra persona.

El día que reconocés cómo afectan las palabras que absorbés tendrás mayor inmunidad ante las situaciones cotidianas que pueden quitarte energía.

Y cuando transmites tus palabras a los demás con mayor cuidado, podrás crear una mejor relación con todas las personas con quienes mantienes contacto.


Tercer acuerdo: no te tomes nada personalmente.

La verdad es que no podemos caerle bien a todo el mundo y tampoco deberíamos intentarlo. Algunas situaciones que no deberías tomar muy a pecho:

- Si no pudiste conseguir ese trabajo

- Si alguien no te sigue de vuelta en Instagram

- Si alguien te dice cosas como gord@ o inútil

- Si no te eligieron para jugar en el fútbol 5 o en un asado

- Si es@ chic@ no te quiere como novi@

- Si alguien te grita de la nada

Cuando te tomas las cosas personalmente te sentís ofendido y reaccionás defendiendo tus creencias y creando conflictos.

Haces una montaña de un grano de arena porque sentís la necesidad de tener la razón y de que los demás estén equivocados.

Cuando comprendas esto de verdad, será muy difícil que los comentarios insensibles de los demás te hieran.


Cuarto acuerdo: haz siempre lo máximo que puedas.

Si das lo mejor de ti, como muy pocos lo hacen, la gente lo va a notar. Puedes inculcar belleza y genialidad con tu trabajo aún cuando no te deje más dinero o quizás ningún dinero. Aún cuando las personas te digan que estás perdiendo el tiempo.

Cuando hacés menos de lo que podés ofrecer, te sometés a frustraciones, culpas o puros reproches. Sin embargo todas las cosas cambian continuamente, y el tiempo productivo de una persona es finito, así que lo máximo que ppuedas hacer dejalo en tu aquí y ahora para que valga la pena.

Si siempre haces lo máximo que podés, no te juzgarás a ti mismo.




De esta manera todos los acuerdos se conectan entre sí.

No esperes ser siempre impecable con tus palabras, habrá momentos que no podrás decir correctamente lo que expresa tu mente… pero puedes hacer lo máximo posible.

No esperes que nunca más te tomes las cosas personalmente sobre lo que digan los demás, simplemente haz lo máximo para evitar estas situaciones.

Quizá será difícil borrar de tu mente todas las suposiciones que te creas ante algo incierto en tu vida, pero sí puedes hacer lo máximo posible.

Recuerda que nada posible si no tomas acción. La acción consiste en vivir con plenitud. Y cuando no haces nada, te estás negando a la vida por el miedo de estar vivo y arriesgarte a expresar lo que realmente eres.

Estos nuevos hábitos no se cambian de la noche a la mañana, pero podés introducirlos de poco a poco en tu vida y experimentar una mayor paz interior.

Así que disfruta del proceso, arriesgate, expresá tus sueños. Decí que sí cuando realmente lo quieras decir y decí no cuando sientas que es necesario.

No estamos aquí para sacrificar nuestra alegría a costa de los demás. Estamos aquí para vivir, para ser felices y para ofrecer lo mejor de nosotros sin esperar nada a cambio.


#psicologíasustentable #psicología #chamanismo #loscuatroacuerdos #amar #sanar #terapia #aquiyahora #gestalt