• Maggie Giorgi

Muchas vidas. Muchos maestros.

Creer en algo. Pensar de determinada manera. Tener valores. Cuando llegamos al mundo necesitamos un tutor o varios. Alguien que nos ayude a leer el mundo para entenderlo y poder habitarlo. Un maestro.

El otro día estaba haciendo pan casero. Me quedó muy mal y pensé ¡cuánto más fácil sería si alguien me explicara cómo se hace en lugar de estarlo leyendo o viéndolo en Videos de YouTube! Necesité un referente para esto. Al formarnos una idea en algo tenemos que creer en ese alguien que nos lo está transmitiendo. Confiar en su criterio. Es parte de la cosa de aprender. Pero como todo en la vida el veneno está en la dosis, y la salud es esa delicada acción de poder entrar y salir de las cosas.

Entonces un tutor está para los comienzos, para darme las herramientas y adiestrarme a usarlas. Mi hermano siempre me decía "¿Vos querés que yo te del pescado o que te enseñe a pescar?". Lo que me quería decir es que lo importante de enseñar es educar para aprender, No dar el el conocimiento digerido. Educar para aprender a ser críticos. Esto igual trasciende nuestra fase educativa. En la vida esto no sigue pasando de adultos, por ejemplo en lo laboral, tener un jefe en el cual creer y que sea mi faro de luz es lo que me enseña a como desempeñarme en mi profesión. También en cómo administrar dinero, cómo ser padre o madre. Estas ideas las copio de alguien al principio pero qué importante es saber desprenderme a tiempo y concentrarme forjar mi propio camino, mi propia forma de hacer. Ser maestro y ser alumno y ser alumno y ser maestro. Esa bisagra tiene que estar ultra aceitada para ser yo mismo sin rigidez, dejarme humectar por los otros, hidratarme de ideas y poder compartir mis saberes sin imponer. Siempre aprendo de muchos maestros, siempre enseño mis muchas vidas

. #Psicologíasustentable #maestro #educar #saber #enseñar #pescar