• Maggie Giorgi

¿Odiando las 8 horas? Enterate las nuevas tendencias laborales. Post inspirado por muchísima gente.

Este tema viene dando vueltas hace rato en distintos ámbitos que habito.

Que no da el tiempo para trabajar y tener una vida social, que no pagan lo que merezco, que son 8 horas pero parecen mil y termino agotad@ sin ganas de nada más, que me deprime estar sentado en una silla, que me aburro.

Hay algo de cierto en que la nueva generación más del orden de lo Millenial no tolera lo rígido y se permite aburrirse más, dudar más de la vocación o de la idea de trabajar. Ah, y más importante que eso, se permite decirlo, claro.

También está pasando que el valor del dinero está en un nuevo lugar. Ya no se pondera tanto el salario sino que cobran nuevos sentidos otros factores como el ambiente laboral, o qué estoy dejando al mundo en ese trabajo, para los más dramáticos.

El paradigma cambió. Ya no existen las estructuras rígidas o las industrias no perecederas. Nada nos promete éxito exponencial. Nada nos va a dar seguridad y peor aún, ya no le creemos a esa seguridad.

Veamos las trends laborales para entender un poco más el momento en el que estamos transitando.



Home office is the new black. No hay entrevista laboral en la que no aparezca la pregunta “se puede trabajar desde casa?” o “tienen que ser 40hs semanales si o si?”. Ojo, creo que este fenómeno responde a que es obvio que la tendencia laboral es a estar hiperconectados, más 24/7 remoto y menos 8hs presencial. Y el encuentro cara a cara queda al servicio de coordinar tareas.


Ni por horas ni por salario. Por proyecto. Acá está bueno comprender que el sistema laboral en varias industrias como la de contenidos, la creativa, la tecnológica, la de inmuebles, entre otras, encuentran en este nuevo modelo una forma de reinventar su forma de crear equipos: en lugar de armar equipos con personas que trabajen siempre en el mismo rol, la idea es crear equipos de acuerdo a la necesidad de perfiles del proyecto. Equipos que nacen, viven y mueren según la necesidad del proyecto. Quizás el modelo de la producción audiovisual sea el más purista para entender este modelo, hay un proyecto, se arma el equipo, trabajan días, meses, o tal vez años en el caso de una película, y luego se disuelve. El resultado? Un producto en que todos trabajan en exclusiva y de forma exhaustiva durante ese período de tiempo.


Multitask, polilove. El poli amor no solo es una tendencia en el mundo de las relaciones de pareja, lo es también en las lógicas laborales. Varios proyectos, múltiples equipos, cientos de ventanas abiertas en documentos compartidos, una sola persona en una computadora. La idea de una única tarea de por vida entendida como “vocación”, como una entrega a una deidad, es de la generación X. Los millenials la viven con un poco de disgusto, los más atrevidos rompieron la lógica y los centennials la ejecutan con todo orgullo.


Carreras Vs. Talentos. No al exitismo, sí al cambio global. ¿Qué es esto, una competencia a ver quién llega más rápido? No señor, es una formación. La carrera universitaria o tercearia como dispositivo está vetusta.

El papel, la fotocopia, el libro. Todos somos productores de contenidos e ideas desde la lógica Centennial. El criterio entonces cambia hacia una búsqueda de talento, qué es eso que me motiva a cambiar el mundo, donde puedo destacar y hacer la diferencia. Por suerte las nuevas generaciones tienen mucha conciencia sustentable y social.


El mundo es la herramienta. Hace 30 años teníamos que aprender o crear herramientas para hacer cosas. Una máquina que arme un auto, un software que programe un algoritmo. En breve el mundo ya contará con herramientas amigables e intuitivas para lograr lo que sea. Lo que el mundo va a necesitar cada vez más no son genios inventores sino personas que se ocupen de sustentar este mundo, usando herramientas gratuitas.


Más pobres, menos gastos. Se vienen tiempos en que trabajar muuchas horas ya no tendrá sentido. Al contrario, gracias al punto anterior, como tendremos herramientas para ejecutar nuestras tareas más fácilmente, las horas se reducirán. Entonces tendremos menos ingresos, pero el mundo será un lugar más económico (suscripciones por solo USD 8 para multiplataformas, por ejemplo). El mundo del futuro tendrá más entretenimiento, más tiempo libre.


Las causas, el nuevo ámbito laboral. Como ex publicista me empapa involuntariamente la información acerca de qué se premia en el mundo, por ejemplo, en el Festival de Cannes. Festival que cada vez más eleva su proporción de materiales galardonados referidos a causas y no tanto a productos. Esto no es reflejo de que la humanidad esté cada vez más concienzuda, responde a muchos factores e intereses. Pero da cuenta que las causas cuentan historias que movilizan y sensibilizan a la gente. Por eso la gente tenderá a trabajar en causas más que en venta de mayonesa.


#psicologiasustentable #psicología #trabajo #talento #futuro #tendencias #trends