• Maggie Giorgi

Soy drama o comedia?

Así como en el relato de Arthur Fleck, el personaje que Todd Phillips retrata en Jocker, hay otra historia, la de Harold Crick en Stranger than fiction que pasea por la misma duda existencial: Es mi vida un drama o una comedia?

Quizás el mismo Woody Allen capta la belleza a esa pregunta en sus tantos paseos cinematográficos cuando cuenta la historia de Poderosa Afrodita, Matchpoint o Manhattan murder mistery.


La respuesta a esa pregunta siempre es ambigua, pues la pista para contestarla no reside en la sucesión de eventos que componen la historia sino más bien en los ojos del narrador que la evoca.

Es un tema de puntos de vista, de perspectiva. La picardía está siempre en la posición desde donde miro el hecho.

Así es que uno mismo puede distorsionar la historia de vida que narra desde la mirada que elijo para contar, y eso siempre estará vinculado a cómo me siento conmigo, cómo vivo e integro mis heridas más profundas.

Si Arthur decide ser la víctima de su historia porque su madre era psicótica y su padre abandónico, su narrativa será claramente un drama. En cambio, si decide ser un victimario de sus heridas, narrará un hermoso thriller. Ni que hablar que si elige ser su salvador, la cosa se pone más en clave de comedia.

Harold Crick decidió transformar su documental parco y monocorde en comedia romántica al enfocarse en su capacidad creativa y amor propio.

Todos somos dueños, guionistas y directores de nuestro relato. La relación entre el director y el actor, cuánto más estrecha, más verdadera es la historia. Sino mirate Kill Bill para comprender el arte que dejó la relación poética entre Uma Thurman y Quentin Tarantino.

Tomar contacto con este poder de cambiar el enfoque de tu storytelling es una clave que no podemos olvidar. Como rezaban los libros de la infancia milennial, elige tu propia aventura.

#psicologíasustentable #historia #relato #jocker #cine #killbill #strangerrhanfiction

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo